Las coronas dentales 2

enero 26, 2019por adminCoronas dentales

oralbest_clinica_dental_puerto_de_la_cruz-blog-coronas-dentales2.jpg

Siguiendo con el tema de nuestra anterior publicación, a continuación detallamos los tipos de coronas:

Corona completa

Se usa principalmente en el área de los molares, donde normalmente no se ve. Una corona completa colada consiste de una aleación de metal, que tiene un alto contenido de oro de baja aleación o sin metales preciosos. La aleación que se elige en última instancia es también una cuestión de precio. En general, las aleaciones con alto contenido de oro se utilizan porque son fáciles de procesar y especialmente para las personas sensibles, son mejor toleradas por el cuerpo. Pero todas las demás aleaciones están probadas y son una buena alternativa. En el caso de una corona completa, se debe sacrificar menos sustancia dental sana que en los otros tipos de coronas, porque no tiene una capa de revestimiento de color. Revestir una corona  requiere espacio. Por lo tanto, las coronas completas son particularmente adecuadas en la región molar, porque resisten la alta presión de mordida.

Corona jacket o de cerámica completa

Este tipo de corona estéticamente más exigente, a veces llamada «corona de porcelana», exige el mayor sacrificio de la sustancia dental. La ventaja: la corona Jacket parece engañosamente similar al diente natural. ¡Ninguna otra corona es tan hermosa como esta! Pero además del sacrificio de la sustancia dental, la belleza tiene un segundo inconveniente, pues debido a que la cerámica carece de un soporte de metal interno (armazón) y el material en sí es duro y quebradizo, ¡hay que tener sumo cuidado al masticar! No se puede descartar completamente un riesgo de rotura. Si se muerde demasiado fuerte, la hermosa corona jacket se puede estropear. Por ello este tipo de coronas casi siempre solo se usan para los incisivos, donde la una bella imagen dental estética es particularmente importante.

Una variante moderna y muy elegante de las prótesis dentales revestidas, son las coronas y puentes hechos de óxido de circonio. Los armazones de la corona se fresan partiendo de pastillas de circonio coloradas, utilizando el proceso Cad /Cam, para recubrirlos individualmente con cerámica. Un proceso sofisticado que conduce a perfectos resultados estéticos y de larga duración.

Coronas mixtas

Además de las coronas, efectuadas con un solo material, también hay dos tipos de variantes mixtas, llamadas «coronas revestidas»:

Corona ceramometálica

Hoy en día, se considera que es el tipo de corona más utilizado, ya que es muy estable y tiene un aspecto natural similar al de la «corona de porcelana». En una corona ceramometálica, primero se fabrica una estructura metálica, que luego se apoya directamente en el muñón del diente. En la estructura metálica, se aplica la composición cerámica del mismo color como del diente natural en el horno a altas temperaturas. Para una corona de metalcerámica, se debe sacrificar una cantidad relativamente elevada de sustancia dental, pues las estructuras metálicas y la cerámica necesitan espacio para no volverse «gruesas». Debido a que el material cocido es muy sensible a la presión, a pesar del cuidadoso trabajo del dentista y su laboratorio, alguna vez puede ocurrir que la capa de cerámica se desprenda.

Corona galvanoformada

Es una técnica muy elegante el método de la corona galvanoformada. En este proceso, el armazón de metal se galvaniza sobre el muñón del diente, que proporciona un capuchón metálico que se adapta perfectamente sobre el muñón, que después del revestimiento cerámico, se obtiene un resultado estéticamente excelente.

Corona revestida con composite

Este tipo de corona también requiere un armazón de metal. Los lados visibles externamente reciben una capa de resina del color del diente. Para las superficies de masticación, debido a que la resina es demasiado sensible, esta área (junto con los lados invisibles de la corona) permanecen hechas de metal. Los composites o resinas compuestas  utilizados hoy en día se han vuelto mucho más duraderos y estables al color, evitando el «amarilleo» del composite que antaño aparecía. Sin embargo, la desventaja continúa. El brillo casi natural de una corona de metal-cerámica no se puede esperar en una corona de resina, ni de composite.

Corona parcial

Si un diente aún no se ha destruido tanto como para necesitar la colocación de una corona, para proteger todo el muñón del diente, se usa una corona parcial. Al igual que una incrustación de gran tamaño, generalmente cubre todas las cúspides, a menudo incluyendo una pared lateral del diente. Las coronas parciales son muy fáciles de limpiar y de alta precisión. Por lo tanto, las predicciones de durabilidad para coronas parciales son excelentes. También se pueden producir coronas parciales cerámicas completas; El proceso de fabricación es similar al de la corona jacket.

En la próxima publicación de nuestro Blog detallaremos los tratamientos enunciados en nuestro artículo LAS CORONAS DENTALES 1.